Grupo Spyro: El técnico se orienta cada vez más al cliente, y se necesita también la formación en competencias personales

Edorta Pérez es Responsable de Calidad y Personas en Grupo Spyro, una empresa creadora e integradora de soluciones informáticas que cuenta con 60 trabajadores, repartidos entre la sede central de Miramón, Donostia y dos más pequeñas en Zamudio. CEBANC colabora con Grupo Spyro en la definición e implementación de su plan formativo.

¿A qué se dedica el Grupo Spyro?

Nuestro producto principal es el ERP Spyro, que está orientado a todo tipo de empresas, principalmente industriales, que facturan entre 2-3 millones y 50 millones de euros. Las que facturan por debajo se conforman con ERPs más sencillos, tipo Contaplus, Nominaplus, y los que superan esa facturación suelan optar por soluciones de grandes empresas internacionales, como Sarp u Oracle.

¿En qué ámbito geográfico trabajáis?

Principalmente, para clientes del País Vasco y Navarra, aunque tenemos clientes por toda España, para los cuales contamos con una extensa red de distribuidores. Tenemos empresas trabajando con Spyro por todo el mundo. Ofrecemos servicios personalizados y, como somos fabricantes, los podemos ofrecer.

Es obvio que, para una empresa de estas características, es necesario estar al día en formación. ¿Qué importancia le dais a este aspecto?

En nuestro caso, es muy importante la formación que ofrecemos al cliente. Para hacernos una idea, desde que un cliente nos adquiere un producto hasta que empieza a utilizarlo, el proceso de implantación puede durar entre 6-12 meses.

¿Y la formación interna?

Hay dos formas de gestionarla. Por un lado, se hace un plan de formación anual en el que cada responsable de área detecta las necesidades de su grupo. Esta planificación está relacionada con la gestión por Hobetuz. Y, además, a lo largo del año, van surgiendo otras muchas necesidades, bien por proyecto, por nuevas tecnologías o por nuevas incorporaciones, ya que trabajamos mucho la gestión del conocimiento interno. Todas estas necesidades las vamos gestionando a través de la Fundación Tripartita.

¿Cuáles son las principales áreas de formación interna?

El equipo ERP Spyro es más estable porque lleva mucho tiempo trabajando con esta tecnología, pero tenemos otro equipo de movilidad e Industria 4.0, orientado hacia dispositivos móviles. Aquí hay necesidades formativas diferentes, en torno a nuevos lenguajes de programación, nuevas bases de datos, etc. En definitiva, hay que distinguir varios tipos de formación: conocimiento del producto Spyro (formación interna) y formación técnica orientada a la certificación de los técnicos, por Oracle y Microsoft, principalmente. También hay formaciones de capacitación personal, donde podemos incluir idiomas, temas relacionados con la inteligencia emocional, mindfullness, cursos de desarrollo directivo, creación de equipos, gestión del stress (yoga, pilates y demás), coaching, etc.

 

Más allá de los conocimientos técnicos, se le da cada vez mayor importancia a otro tipo de competencias transversales. ¿Es también vuestro caso?

Sí, el técnico, además de hacer producto y programar, cada vez está más orientado al servicio, lo que implica una relación directa con los clientes. Puedes ser un excelente técnico, pero puedes tener una amplia gama de mejora en la relación con el resto de personas, en cuanto a comunicación, empatía, etc. Estas competencias hay que trabajarlas y fomentarlas, lo mismo pasa también con el liderazgo. A las personas que quieran dar un paso hacia el liderazgo se les da esa oportunidad, porque el liderazgo, aparte de las cualidades de cada uno, también se aprende. También se trata de que la persona esté cada vez más contenta.

¿Cómo es vuestra relación con Cebanc?

Nuestra relación se remonta a hace más de 10 años. Nos ayudan en la definición del Plan de Formación Anual y en los casos en que ellos cuenten directamente con ese tipo de formación, nos la imparten desde Cebanc. También en el caso de que nos interese algún curso de su catálogo. Además, toda la formación a través de Hobetuz y la Fundación Tripartita nos la gestionan ellos, íntegramente, ya que lleva una carga administrativa bastante importante y, en este caso, nosotros nos podemos desentender de esos temas y nos procura una gran tranquilidad dejarlo todo en sus manos.

Se puede decir, entonces, que Cebanc es un buen partner.

Sí, la satisfacción por nuestra parte es total. Nos proporcionan total profesionalidad y para nosotros, esto se traduce en tranquilidad.

¿En qué áreas detectáis que habrá más necesidad de formación en los próximos años?

Hay tres áreas en las que hay mucho por hacer. Una es la seguridad en la información, ya que el tema de los hackers está a la orden del día. Hay mucho por aprender y lo aprendido es necesario trasladar al cliente. El segundo área es la Industria 4.0, que trata sobre la conectividad con las máquinas mediante sensores, mediante los cuáles se traslada mucha información y, a través del Big Data, se toman decisiones en torno a esos datos. Es un tema que está siendo muy impulsado por el Gobierno Vasco.

¿Y la tercera?

La tercera, que no termina de despuntar pero que esperamos que los haga en breve, es el tema de la Nube, o Cloud. Gigantes como Amazon, Oracle, Microsoft está apostando mucho por él y las soluciones de Cloud cada vez son mejores, más rápidas, más seguras y económicamente más asequibles. Nosotros estamos en disposición de ofrecer Spyro en Cloud, pero aún hay mucha gente que es reacia y prefiere tener sus datos en su servidor físico, cuando la información está mucho más segura en la Nube que en un servidor. En relación a la seguridad están a la orden del día ataques como Cryptolocker, un virus informático a través del cual los hacker acceden a los servidores de las industrias y piden un rescate a cambio de devolverles la información sustraída.